0

El Ajo, acaba con 14 bacterias y trata más de 20 dolencias.

Incluso se han hechos ensayos con el extracto de ajo diluido 128 veces y esta aún era efectivo contra las bacterias.Una solución al 5% preparada con ajo fresco deshidratado mostró actividad bactericida contra la Salmonella typhimurium.

Esto se atribuye a la alicina, el componente clave de la actividad antimicrobiana, que también es responsable del olor característico del ajo.

La actividad antibacteriana del ajo se reduce con la ebullición o cocción, debido a que la alicina prácticamente desaparece durante el procesamiento térmico.

El ajo también se ha demostrado que es capaz de luchar contra la bacteria Helicobacter pylory, la principal causa de la dispepsia, el cáncer gástrico y también de las úlceras gástricas y duodenales. Recientemente se ha observado que 2gr/l de extracto de ajo inhibe completamente el crecimiento de H. pylori.

Los autores concluyeron que el efecto bactericida puede ayudar a prevenir la formación de cáncer gástrico.

El efecto contra el cáncer del ajo parece estar ligado a la estimulación de la enzima glutatión S-transferasa del hígado, la cual participa en la desintoxicación de muchos procesos carcinógenos.Lo que más se destaca en la composición nutricional de ajo son los altos niveles de elementos como zinc y selenio, así como antioxidantes. En el cuerpo humano, estos nutrientes son muy importantes para el sistema inmunológico.

Hay varios estudios que han identificado niveles bajos de selenio y zinc en pacientes con enfermedades como el SIDA, cuyo sistema inmunitario está debilitado severamente.Hay estudios que muestran la actividad antiviral de ajo. En este sentido, su uso también está indicado para casos de resfriados y virus de la gripe.

En un estudio llevado a cabo en dos diferentes regiones de China, una de las cuales utiliza el ajo a menudo en la cocina y otra que casi no lo ocupa; mostró que la región donde utilizan regularmente el ajo tienen tasas de mortalidad más bajas en comparación con la región que no utiliza el ajo en la cocina.

El ajo también tiene propiedades hipoglucemiantes.

El extracto de ajo reduce significativamente la glucosa en sangre.

El mecanismo probable de esta acción se debe, al menos en parte, a la estimulación de la secreción de insulina por el páncreas.

Como se usa.

El ajo como remedio natural se debe comer crudo, ya que, después de haber sido calentado o procesados, pierde o cambia sus propiedades beneficiosas.También se aconseja machacarlo, cortarlo o molerlo, ya que así precipita la alicina.

Se pueden también conseguir extractos ya preparados, su dosis es de 500 a 1000 mg diarios, lo que equivale para quien prefiera el fresco a uno o dos dientes.

Una forma simple y efectiva es tomar el agua de ajo, llenamos un vaso de agua y añadimos un diente de ajo picado lo mas fino posible.Tomamos esta agua a sorbos durante el día, añadiendo más agua.Al final de la día, se deshecha y al otro día un diente nuevo y vuelta a comenzar.

La ingesta de leche debe evitarse, ya que la leche crea moco en el cuerpo, que después de algún tiempo será la causa de infecciones y otros problemas.

El uso excesivo o dosis altas de ajo pueden causar indigestión y la irritabilidad de la mucosa gástrica.

Debe evitarse cuando se toman fármacos sintéticos.

Contraindicaciones.

No deben utilizar el ajo las personas alérgicas al mismo, las mujeres embarazadas, lactantes y niños de hasta 4 años.

El ajo también debe evitarse en casos de pre y post-operatorio, ya que tiene efecto antiacuagulante.

Si te gustaría agradecernos por publicar gratis y todos los días consejos saludables y remedios para ti, entonces aquí te dejo nuestra aplicación para que la descargues. Con eso nos ayudarás bastante a seguir creciendo. Aquí esta:

Admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.